Plena inclusión ha organizado un seminario sobre el uso de las nuevas tecnologías durante la pandemia.

En este seminario, personas expertas
en nuevas tecnologías
han presentado varios proyectos
en los que la tecnología ha ayudado
a las personas con discapacidad intelectual,
a sus familias,
y a las personas profesionales y voluntarias
que les apoyan.

También ha habido familiares y personas con discapacidad intelectual
que han explicado sus experiencias con estas tecnologías.
Han asistido 200 personas,
que también han podido debatir sobre este tema.

Más abajo podrás ver
el video de este seminario.
Si quieres apuntarte a más seminarios como este
pincha aquí para ver más información.

Este viernes ha tenido lugar la cuarta sesión del Ciclo online ‘Respuestas frente a la COVID-19’ que organiza Plena inclusión con la colaboración de Fundación ONCE y el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. Más de 200 personas se han reunido para reflexionar sobre el papel de las nuevas tecnologías en el apoyo a las personas con discapacidad intelectual, TEA o parálisis cerebral, a sus familias y a las profesionales, a las personas voluntarias y a sus organizaciones. En la parte inicial del seminario hemos contado con representantes de organizaciones como la Fundación Tecnologías Sociales-TECSOS, encargada de favorecer el desarrollo y competencias tecnológicas de los colectivos más vulnerables, o de Cibervoluntarios, organización que promueve el voluntariado tecnológico. También hemos podido asistir a través de las voz de personas con discapacidad, familiares y profesionales implicados, a la explicación de proyectos innovadores, como la teleintervención en atención temprana de Plena inclusión Castilla-La Mancha, o la Tecnología Centrada en la Persona en el ámbito del empleo, de la entidad ADISCIV y Plena inclusión Aragón. O la iniciativa particular de una persona con discapacidad intelectual aficionada a las nuevas tecnologías, que durante la pandemia a apoyado a otras personas como ella para favorecer el uso de las mismas.

Tras todo ello, también ha habido tiempo para el debate en pequeños grupos, dinamizado por la responsable de proyectos de Plena inclusión Cantabria, Elena Larrañaga.

Enrique Galván a instado a convertir la tecnología en instrumentos para el aprendizaje, y el papel de las personas que son líderes digitales para marcar el camino y hacerlo en consonancia con nuestro proyecto humanos

Esther Martín, responsable de Accesibilidad de Plena inclusión Castilla y León y encargada de presentar el seminario, ha incidido sobre los retos, pero también las oportunidades que la pandemia nos plantea a nivel tecnológico. Algo que se ha desarrollado durante toda la sesión.

En su presentación, Julián Andújar ha incidido en el cambio brutal que ha experimentado la conectividad y las nuevas tecnologías desde el año 2005 y ha invitado a las personas asistentes a entrar en el portal Orientatech, con aplicaciones y soluciones tecnológicas para colectivos vulnerables. A continuación, ha ofrecido algunas recomendaciones para trabajar con las nuevas tecnologías: priorizar la necesidad sobre la tecnología; la innovación centrada en la persona; poner el enfoque en la aplicación tecnológica; uso de la tecnología disponible en el mercado; realizar una triple validación: técnica, social y con las personas usuarias; diseño para todos; respectar y promover la privacidad y confidencialidad; y el uso de la tecnología solo como una herramienta. Como conclusión a su presentación, Julián ha remarcado que la tecnología no es buena solo por ser tecnología sino por la utilidad que puede tener.

Tras él Paola de la Mano, responsable del proyecto de transformación de la atención temprana en Plena inclusión Castilla-La Mancha, ha explicado el desarrollo del proyecto de Teleintervención en este área, que ha logrado a través del uso de la tecnología, desarrollar competencias técnicas entre profesionales y familias, y avanzar en la relación de confianza de todas ellas, acompasar los ritmos, etc. para poder dar continuidad del servicio de atención temprana en la comunidad castellano-manchega. Aunque reconoce que en el proyecto faltó la sistematización debido a la dura situación vivida durante las primeras etapas de la pandemia. Para ella, la teleintervención ha venido para quedarse, sin sustituir a la relación presencial, pero sí complementándola.

Roxana Castaño y Rocío Núñez nos han hablado del pilotaje T-Apoyo Familiar, de Plena inclusión, que promueve apoyos tecnológicos centrados en las familias de las entidades de Plena inclusión, con el objetivo de ampliar la participación de las familias, aprender nuevos usos, generalizar la aplicación de las herramientas tecnológicas, etc. El proyecto ha consistido en la búsqueda de herramientas que se adapten a las necesidades de toda la familia, que faciliten la conexión entre familias, y que ofrezcan información personalizada.

Desde Canarias, Ioanis Collado, una persona con discapacidad intelectual aficionada a las tecnologías, ha explicado el apoyo a sus compañeros y compañeras en la enseñanza y uso de aplicaciones tecnológicas. Ha puesto de ejemplo la instalación e uso de la aplicación Moovit, mostrando uno de los videos disponibles en su canal de Youtube. Como conclusión final, Ioanis ha incidido en el derecho de todas las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo a usar y disfrutar de las nuevas tecnologías.

Finalmente, En el seminario se ha mostrado las experiencia de Tecnología Centrada en la Persona en el ámbito del empleo, un proyecto que se basa en la realización de una tecnología que permita a las personas con discapacidad intelectual realizar sus labores en el ámbito del empleo de una forma autónoma. Para ello, ha intervenido, desde Plena inclusión Aragón y la asociación ADISCIV, Gabriel Sánchez, David Almajano, Mª Luz Soro, y Jota Gaspar.

Aprendizajes:

– Priorizar las necesidades sociales, el diseño para todos y la adaptación a los usuarios.

– Aprovechar las tecnologías que ya existen y que son fáciles, y que sean los propios destinatarios quienes participen en el proceso de desarrollo tecnológico.

– Investigar en la adaptación de los servicios a través de las tecnologías.

– Cada familia tiene necesidades diferentes y no hay una única herramienta útil para todas.

– Las aplicaciones de uso habitual son las preferidas por las familias.

– Es muy importante adaptar las herramientas a las personas.

– Las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo no tienen que estas excluidas del acceso a las tecnologías.

Este ha sido el cuarto seminario de un ciclo formativo sobre ‘Respuestas frente a la COVID19’, que se está celebrando durante los próximos viernes de febrero y principio de marzo.

VER VIDEO: