La Asamblea General que celebró Plena inclusión España, ayer jueves (18 de junio), se convirtió en un hito ya que es la primera vez en el más de medio siglo de historia del movimiento asociativo de Plena inclusión España que este evento anual no se realiza de forma presencial. La cita, que fue online y de acceso libre, congregó a 75 personas entre representantes de la Junta Directiva, del equipo GADIR (Grupo de Apoyo a la Dirección), del Equipo de Gerentes, de entidades, personal de la confederación, familiares de personas con discapacidad intelectual, etc.

La cita de ayer comenzó con la presentación de Santiago López, presidente de Plena inclusión España, y con la proyección del vídeo ‘Sigamos juntos’, con el que la confederación de 935 entidades que trabajan por los derechos y el bienestar de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y sus familias, quiso rendir homenaje a todas las personas que han perdido la vida durante la pandemia del COVID19.

Como sucede en el resto de las asambleas generales de cualquier organización, se pasó revista a las principales acciones realizadas durante 2019 y se presentó el Plan de Acción de 2020. También se aprobaron las cuentas de ambos años y se informó detalladamente y de un modo desglosado de cada una de las partidas de ingresos y gastos. (La información detallada y documentada de todo lo tratado está disponibles en la sección de Transparencia de esta web).

Por último, se abordó la finalización del periodo de mandato de los miembros de la Junta Directiva a los que se le había agotado. Y este era el caso de Ana Revilla, presidenta de Plena inclusión La Rioja, quien recibió un caluroso homenaje por sus compañeros y compañeras de Junta Directiva. Algo similar sucedió cuando Enrique Galván, director de Plena inclusión España, recordó que en unos días se jubila Javier Tamarit, una referencia de profesionalidad, entrega y brillantez intelectual en el equipo de la confederación en el que ha trabajado durante décadas.