En el marco de un seminario organizado ayer jueves por Plena inclusión y Servimedia, José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, se mostró dispuesto a reunirse con representantes de las organizaciones de la discapacidad para escuchar sus propuestas de mejora del Ingreso Mínimo Vital (IMV) en relación con las personas con discapacidad y sus familias

Escrivá expresó este propósito cuando se cumple casi un mes de la aprobación, por parte del Gobierno, de la Ley del IMV, uno de los proyectos estrella del Ejecutivo de Sánchez.

Además, intervinieron el director de Plena Inclusión España, Enrique Galván; el presidente del Comité Español de representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), Luis Cayo Pérez; el director de Plena Inclusión Cataluña (Dincat), Carles Campuzano; y la responsable del departamento Jurídico de Plena Inclusión, Inés de Araoz.

En el marco de la conversación online, los intervinientes plantearon al ministro las principales reivindicaciones que hacen las familias de las personas con discapacidad, para que sean tomadas en consideración en su trámite parlamentario.

Plena inclusión ha elaborado junto al Cermi una lista de alegaciones al real decreto, aprobado a finales de mayo, en la que se pide que se mantengan las prestaciones por hijo a cargo. Además, se solicita que las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo puedan recibir el IMV aunque vivan junto a sus familias.  También pidieron que se puede compatibilizar la percepción de esta prestación con un salario (favoreciendo procesos de inclusión social a través del empleo),  así como la no exclusión de quienes reciben pagos para servicios residenciales.

El ministro de inclusión aseguró que algunas de las demandas se podrán solucionar en el desarrollo reglamentario de la norma, mientras que otras “son cuestiones de interpretación, y posiblemente otras requieran alguna reforma” del texto. “Vamos a estudiarlo todos juntos”, concluyó Escrivá.