Más de 300 personas participaron ayer martes en la 2ª Feria Virtual sobre la Buena Vejez, organizada por Plena inclusión. En la misma se ha hablado sobre la muerte, el duelo y los cuidados paliativos centrados en las personas con discapacidad intelectual.

En esta segunda edición se han dado cita profesionales, familiares y personas voluntarias, tanto de federaciones y entidades de Plena inclusión como de otros ámbitos de la discapacidad. El interés de la sesión online que ha permitido compartir ideas y experiencias de gran valor sobre el duelo y los cuidados paliativos centrados en personas con discapacidad intelectual, ha facilitado la búsqueda de diversas fórmulas con las que se garanticen que sean ellas mismas las que tomen sus propias decisiones sobre su envejecimiento y el final de su vida.

En este encuentro destacan aportaciones como las de María Ángeles, familiar, quien ha pasado por un proceso de duelo: “Fue importante tener presente cómo era Paco antes de que le diagnosticaran la enfermedad para asegurarnos de no cambiar su rutina y así mantener lo que le hacía reír y lo que le gustaba, hasta el final de su vida”. Para añadir después: “El rol de los profesionales también debe ser el de acompañar a las familias y ayudar a dejar ir a sus seres queridos”.

Por su parte, Mar López, de la Fundación ‘Vivir un Buen Morir’, enfatizó en la importancia de aspectos como: hablar con transparencia sobre el final de la vida, garantizar la dignidad y el tiempo de reconciliación,  o ayudar validar la historia de su vida y sentirse libre de morir; entre otros.

Se contó además con la participación de Ana Corral, doctora especialista en cuidados paliativos centrados en la persona; María José Rodríguez, de la Fundación San Cebrián, que presentó el Proyecto INTECUM; así como con profesionales, familiares y personas de la Fundación Gil Gayarre, de Plena inclusión Madrid.