Plena inclusión Ceuta se suma un año más a la Semana de Acción Mundial por la Educación (#SAME2018), que este año se desarrolla entre el 23 y el 29 de abril bajo el lema ‘La educación, el camino hacia la paz. ¡Deja tu huella!’. Esta campaña tiene como objetivo promover una educación de calidad e igualitaria para todos los niños y niñas.

A través de este movimiento se pide a los representantes políticos que adopten las medidas necesarias para garantizar el derecho a la educación en situaciones de emergencia, así como poner en valor el papel de la educación como mecanismo de promoción de la paz y camino para construir sociedades inclusivas y de acogida, basadas en los derechos humanos, la tolerancia y el respeto a la diversidad.

Esta campaña reivindicativa se celebra en España y en más de 120 países, movilizando a más de 27 millones de personas.

En España, son muchos los logros alcanzados gracias a la movilización desde la primera edición de la SAME en el año 2003. Hemos conseguido hacer visible la importancia de la educación en el desarrollo integral de las personas y sus comunidades, y mantener las políticas de cooperación en educación en la agenda política en tiempos de crisis.

Entre los principales hitos alcanzados por la Campaña Mundial por la Educación (CME) en nuestro país están la aprobación de una proposición no de ley del Congreso de los Diputados orientada a lograr un mayor esfuerzo de la cooperación española destinada a la educación (2006), o el compromiso público de la secretaria de Estado de Cooperación Internacional de destinar el 8% de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) a educación básica (2008).

En 2017, la CME se centró en poner de relieve la necesidad de, en el marco del ODS 4, proponer y facilitar la participación ciudadana, y especialmente la infantil y juvenil, en los procesos políticos necesarios para hacer efectivo el derecho a la educación.

Según la Declaración Universal de Derechos Humanos, “la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.”

El Comité de Derechos del Niño en su día de discusión general afirmó que “la inclusión de los niños con discapacidad es un derecho, no un privilegio”. Además, consideramos que no son sólo los estudiantes con discapacidad los que tienen derecho a una educación inclusiva, sino todos los estudiantes.

La educación inclusiva implica la transformación de culturas, políticas y prácticas educativas para conseguir eliminar o minimizar las barreras que impiden esa presencia, participación y progreso. Esta educación también construye entornos y comunidades inclusivas.

El Objetivo 4 de Desarrollo Sostenible es “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

Nuestra entidad entiende que la educación inclusiva no lo es sin los apoyos y la calidad requeridos por cada alumno/a y su familia. Estos apoyos son aún más necesarios en una ciudad como Ceuta,  con una tasa de abandono escolar fijada en 21,5%.

Desde Plena inclusión tenemos como reto estratégico conseguir una educación inclusiva de calidad a lo largo de toda la vida y afirmamos que la educación es inclusiva o no es educación.