La definición de salud que utilizamos es la de la ONU, refiriéndonos de este modo al bienestar físico, emocional y social.

El enfoque del programa se centrará en reducir las desigualdades sanitarias que afecta a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo a través de:

  1. Empoderamiento de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, para que puedan ser agentes activos en la promoción de su propia salud.
  2. Capacitación del entorno, principalmente de las profesiones sanitarias en su más amplio espectro.
  3. Se desarrollarán estrategias y prácticas de inclusión en salud.
  4. Las personas dispondrán de más oportunidades y apoyos en la comunidad en salud.