“La importancia de la primera vez”. Es una de las frases más poderosas que se escuchó ayer durante la feria virtual de atención temprana, que se enfocó en el proceso de acogida, es decir, los primeros pasos de atención a niñas y niños con discapacidad intelectual o del desarrollo.

La feria virtual se celebró el 19 de diciembre, víspera del Día de la Infancia. Unos 80 equipos se conectaron en directo para seguir este tipo de evento que Plena inclusión organiza para compartir el conocimiento y que, gracias a que es online, consigue que personas que no pueden desplazarse a jornadas puedan compartir y adquirir conocimiento.

Presentación de la guía de atención temprana
Cristina Díaz de ASPRONA, entidad de Plena inclusión Castilla-La Mancha, presentó la guía de atención temprana “como una herramienta que nos allane el camino de dónde buscar la información”.

La guía cuenta con 3 partes. Una de irrenunciables que ayuda a tener una visión actual de la atención temprana y, también, a centrar la mirada en “la atención temprana que queremos” desde el movimiento asociativo. La segunda parte habla de la organización del equipo, la reinterpretación del rol profesional y los aspectos básicos de la intervención. La última es una hoja de ruta para la transformación, es decir, explica cómo involucrarse en el proyecto de Transformación de Plena inclusión.

Los pasos para la acogida
Aurora Molina y Carmen Serrano presentaron el documento “Proceso de Acogida” que han elaborado junto con un equipo de 23 expertas en atención temprana en Plena inclusión al que pertenecen.

Del proceso de acogida, destacaron “la importancia de los apoyos tanto a nivel material, emocional como informativa”. También destacaron el valor de que las familias “se vayan con información escrita que les pueda ayudar a clarificar lo que les han contado” y “la importancia de concienciar a las fuentes de derivación”.

Atención temprana en el hogar
La feria también contó con un foro debate en el que participaron familiares (una madre y dos padres) y profesionales como una fisioterapeuta, una trabajadora social y dos coordinadoras de atención temprana. Todas estas personas colaboran con las entidades Incluyes e Inclusive de Plena inclusión Extremadura.

En el foro, apuntaron ideas como que la acogida “nos debe de servir tanto a las familias como a profesionales”. También plantearon que la acogida tiene que ser en el domicilio “porque es donde se desarrolla vida” de la familia y la niña o el niño. Gracias a este tipo de atención “los roles cambian, nos empoderan y se genera una relación de confianza”.

Construir una narrativa positiva
Francisco Alberto García presentó la experiencia de la Universidad de Murcia con el modelo Centrado en la Familia de Astrapace Murcia. El modelo consiste en claves como constituir un equipo impulsor, formar a profesionales, conectar con profesionales de otras entidades y realizar una supervisión reflexiva.
Como conclusión, anotó que es fundamental “construir una narrativa positiva” en la atención temprana.